3:38 p. m. INMACULADA MONTERO TORRES 6 Comments

**ENMA**



Camino y camino hacia el olvido, camino hacia un lugar donde tu nombre no suene a dolor, donde mi soledad no sea una desdicha. Camino y camino hacia el olvido, pero el camino no es sencillo, el camino esconde un sin fin de punzantes pruebas, pruebas que llevan tu nombre y olor. Y duele, duele tanto que pienso en rendirme una y otra vez a la amargura, pienso volver atrás, aunque solo encuentre un mar de espinas clavándose en mi piel, aunque sepa que significará mi final. Pero no sé  si duelen más tus heridas o la soledad de mi alma que se rompre en dos, no sé si es mejor morir en tus brazos o en este silencioso desierto. Aún así debo ser fuerte si quiero despojarme de tus cadenas, debo tener fe para olvidar por completo el murmullo de tus suspiros, para que tus heridas dejen de sangrar. Me agarro al viento, me aferro a mi vida con todas mis fuerzas, debo seguir hacia delante aunque aún no vea la luz al final de esta pesadilla, aunque cada paso cueste la vida.
Algo me dice que cuando termine este tortuoso sendero el desengaño dejará de oprimir mi pecho, que cuando tu rostro sea solo un desconocido más podré otra vez sentir la fresca brisa en la cara, que cuando por fin me olvide de ti, seré libre para desacerme del lastre que tu engaño dejó en mis alas.


6 Comentarios: